fbpx

Dieta Mediterránea

La dieta mediterránea es una herencia cultural, es un estilo de vida equilibrado que recoge recetas, formas de cocinar, celebraciones, costumbres, productos típicos y actividades humanas diversas.

Consiste en una alimentación con un alto consumo de alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, leguminosas y frutos secos) y de origen animal (pescados y carnes blancas), además de aliñarlo con especias y aceite de oliva como fuente principal de grasas sanas para el organismo.

Declarada  en 2010 Patrimonio inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

BENEFICIOS

Los beneficios más importantes de llevar éste estilo de vida son:

  • Evita un envejecimiento prematuro de las células, ya que es una dieta rica en antioxidantes debido a la cantidad de vitaminas que contienen los alimentos que se ingieren. Lo que contribuye a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas y el deterioro cognitivo asociado a la edad.
  • Mejora del funcionamiento de diversos órganos, como el riñón y el corazón.
  • La ingesta de aceite de oliva y grasas omega 3 son dos reguladores de nuestro organismo que participan activamente en la eliminación de residuos y toxinas de nuestro cuerpo, además de que previenen la aparición de cáncer de mama y de colon.
  • Menor riesgo de padecer Deterioro cognitivo:  Alzheimer, parkinson y  demencia senil.
  • Menor riesgo de Derrame cerebral.
  • ​Menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, debido a que una alimentación rica en hidratos de carbono complejos y aceite de oliva hace que los niveles de glucosa de nuestro cuerpo se regulen.
  • Previene la obesidad y las enfermedades cardiovasculares ya que ayuda a reducir los niveles de triglicéridos en sangre.
  • Aumenta la protección cerebrovascular frente a enfermedades como la esclerosis múltiple y reduce el colesterol malo y aumentar el bueno, gracias a la inclusión en la dieta de productos como el pescado azul, los vegetales, los frutos secos, como las nueces o la soja.
  • Mejora la esperanza de vida. Además está demostrado que la tasa de mortalidad por cáncer es menor entre quienes la practican que en los países del norte de Europa o de América, que tienden a abusar más de comida rápida, los alimentos precocinados y las grasas.
  • Ayuda a controlar el peso e incrementar la sensación de bienestar físico, la variedad alimentaría de la dieta mediterránea y el bajo aporte calórico, si se conjuga con ejercicio regular contribuye a estar en plena forma física.
  • Menor riesgo a padecer depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *