Dieta Cetogénica: Mitos y realidades

Diseñado por Freepik

En la actualidad, está muy de moda La Dieta Cetogénica o Keto, y es muy popular para bajar de peso; sin embargo, pocos saben que se originó hace más de 100 años y se utilizaba para tratar la epilepsia (convulsiones), debido a que  los pacientes mostraban mejoría, considerando que en esa época no se habían desarrollado medicamentos para tratar esa enfermedad.

¿En qué consiste la Dieta Cetogénica?

Nuestro organismo utiliza normalmente la glucosa proveniente de los carbohidratos para funcionar; pero si se consume poca cantidad de éstos carbohidratos, nuestro cuerpo tomará la grasa para producir sustancias llamadas cetonas, y de ahí va a obtener la energía que necesita.

Al utilizar cetonas en lugar de glucosa, ocasionará que el cuerpo use las reservas de grasa para producir la energía, ocasionando de esta manera, una pérdida de peso acelerada.

Sin embargo, para garantizar que la dieta funcione, se debe reducir al mínimo el consumo de carbohidratos, incorporar un alto contenido en grasas, llegando hasta el 70 a 90% de las calorías totales, lo cual, evidentemente podría traer afectaciones en la salud del corazón y la circulación a largo plazo.

Otro mito común que es incorrecto, es creer que esta dieta es alta en proteínas. Lo cierto es que si se consumen proteínas en exceso, éstas se transforman en glucosa reduciendo la producción de cetonas, y por consiguiente la meta de bajar de peso.

BENEFICIOS:

Se ha observado una reducción acelerada de peso, disminución del apetito, aumento de colesterol HDL (colesterol bueno), disminución de la glucosa en sangre, mejoría de la reducción a la insulina y disminución de presión  arterial, entre otros.

PROBLEMAS:

Algunos problemas que pueden aparecer a corto  o largo plazo.

En las primeras semanas se puede experimentar fatiga, dolor de cabeza, insomnio, irritabilidad, ansiedad y estreñimiento.

A mediano y largo plazo se pueden formar cálculos urinarios, empeoramiento del hígado graso o la hepatitis asociada al consumo de alcohol o la obesidad, aumento de ácido úrico en sangre, (lo que puede aumentar el riego de gota), aumento de colesterol LDL (malo), además del riesgo de sufrir infartos cardiacos o cerebrales.

CONCLUSIÓN:

Esta dieta puede funcionar a corto y mediano plazo, pero no es para todos. Debe tener la asesoría de un profesional en nutrición, que te asesore, previniendo complicaciones o deficiencias nutricionales.

Fuente: Dr. Guillermo Gutiérrez, la Prensa Gráfica.

2 comentarios en “Dieta Cetogénica: Mitos y realidades”

  1. Hola no tengo correo es de mi hijo y los dos estamos igual con sobre peso yo no se comer sano estoy arriba de peso y me siento muy agotada tengo 6 kilos arriba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *